Hace unos meses (antes de inaugurar nuestro local) tuvimos la suerte de que un reportaje de la Revista Entorno Valdizarbe en su edición 122 (abril 2018) se hiciese eco de nuestra apertura. Eskerrik asko.

Reportaje de la Revista Entorno Valdizarbe

Situado en el antiguo local de La Droguería Razkin, en la calle Arrieta de Puente la Reina-Gares, junto a la Plaza Mena, en nuevo establecimiento, de 230 metros cuadrados, contará con una zona de bar/cafetería/vermutería y un comedor con vistas al patio por la parte del Paseo Fray Vicente Bernedo, articulados entorno a una cocina con isla central vista.

Un patio con mucho encanto

Otro de los elementos diferenciadores de La Droguería es el patio, que comunica directamente con la sala de conciertos/comedor. La instalación de un cerramiento móvil de madera permitirá unir ambos espacios con la llegada del buen tiempo o en eventos que requieran un aforo mayor. El paio contará además con un ambiente de lo más sugerente, gracias a su ornametaciónde con plantas y flores y elementos tan originales como un asca de piedra, que se integran a la perfección con el pozo o los restos de muralla original de la villa.

En la zona más cercana al patio se instalarán un escenario móvil y un proyecto para albergar conciertos, proyecciones de cine, exposiciones y otras actividades culturales”.

Y es que el respeto por los elementos constructivos originales ha esatdo presente en todo el proceso creativo del nuevo establecimiento. Así, se ha conservado tanto la fachada original como su suelo de madera o los pilares de fundición -que se encuentran a la vista-, la piedra de las paredes y otros muchos detalles. Un espíritu que también se ha querido mantener con los elementos decorativos -azulejos hidraúlicos, lamparas restauradas- y el mobiliario recuperado. El proyecto ha sido coordinado por MLMR Arquitectura, decorado por Lola Pérez de Prado y ha contado con empresas de la zona para llevarlo adelante.

Nuevo concepto gastronómico (nuestra carta)

Con respecto a la gastronomía, La Droguería pretende aportar varios elementos diferenciadores: una vuelta al pasado, con el “sírvase usted mismo” de las tabernas, la posibilidad de realizar catas y “showcooking” en la cocina y un protagonismo claro de la materia prima de la mejor calidad, especialmente verduras y hortalizas ecológicas productidas en la zona. El local pretender otorgar también protagonismo al euskara, tanto en el servicio del personal como en la carta de productos.

Nuevas tecnologías y agenda cultura

Aunque el nuevo establecimiento pone de manifiesto un reconomiento a valores del pasado y a conceptos como la “slowfood”, también es cierto que pretende servirse de las nuevas tecnologías y aprovechar herramientas como las redes sociales para sus actividades culturales y sociales.

Sin duda, un local que está llamado a convertirse en referente del ocio en Valdizarbe.

Fuente: Revista Entorno

Reportaje de la Revista Entorno Valdizarbe